Mascarilla purificante de arcilla verde, tomillo y manzanilla! (Piel mixta/grasa)

Buenos días! ¿Qué tal va el comienzo de mes?

Yo acabo de volver de unas vacaciones geniales en la playita, y ahora estamos en proceso vuelta al cole a la rutina y entre ellas, por supuesto… ¡rutina facial!

Esta mascarilla es (para mí) el mejor truco del mundo para mantener mi piel a ralla de granitos, imperfecciones y esos brillitos tan molestos. He prescindido de ella todo el verano porque es un poco fuerte para la piel, y creo que con el sol ya ha tenido bastante la pobre. Pero ahora vuelvo y no he querido esperar para enseñárosla. A lo mejor lo habéis visto ya en algunos blogs, porque es bastante popular. Pero por si acaso, ¡os muestro mi versión!

INGREDIENTES:

  • Arcilla verde: yo la compro en Santiveri, pero en cualquier herbolario deberíais encontrarla. Es muuuy baratita, porque cunde muchísimo. Creo que me costó como unos 3 euros, y me queda prácticamente entera.
  • Infusión de tomillo, por su acción antiséptica y tónica. ¡Lo mejor para los granitos!
  • Manzanilla, que hará un poco de calmante
  • Recipientes de madera (muy importante! porque la arcilla pierde sus propiedades en contacto con el plástico o el metal) Yo uso un mortero que me compré exclusivamente para este tipo de mascarillas, porque era pequeñín.
  • Una brocha para maquillaje fluido (yo uso esta ya solo para mascarillas, porque personalmente no me gusta maquillarme con este tipo de brochas, soy más de esponjita o de aplicarlo con el dedo)
  • Una esponjita vegetal (esta en concreto es del mercadona, no os volváis locas)
  • (Opcional) Aceite de árbol de té. Disponible en The Body Shop (por 8€ un botecito chiquitín) o en herbolarios.

¡Vamos allá!

Image

Pasos:

  1. Hacemos una infusión concentrada (con poquita agua, vaya) de manzanilla y tomillo. Dejamos que se enfríe un poco, hasta que esté templada
  2. En un recipiente de madera echamos una cucharadita de arcilla verde por una cucharadita de infusión. Más o menos esa es la proporción, pero aquí entra vuestro gusto, si os gusta más espesa o más líquida. En la foto 3 podéis ver (creo jaja) más o menos cómo debería quedar. No hace falta que hagáis mucha, porque da mucho de sí y si no os va a sobrar un montón, ya veréis. Este es el momento en el que, si queremos, podemos añadir dos gotitas de aceite de árbol de té (que lo hará más eficaz contra los granitos)
  3. Rápidamente (se enfría enseguida!) aplicamos con nuestra brochita la mascarilla en la piel limpia y seca, evitando como siempre el contorno de los ojos, más o menos como estoy en la foto 4. Já! Qué vergüenza que mi primera foto en el blog sea con estas pintas, pero oye, ¡encantada de presentarme y conoceros! =)
  4. Lo dejamos actuar hasta que se seque. Unos diez minutos, más o menos. No merece la pena que lo dejéis más porque una vez que se seca, la arcilla deja de tener sus propiedades.
  5. Mojamos la esponjita en agua tibia y vamos retirando la mascarilla de nuestra piel.
  6. Una vez está limpia, recomiendo que nos apliquemos una crema hidratante (oil-free, ya que tenemos la piel grasa) porque la mascarilla en el fondo es un poco fuerte para la piel, y conviene hidratarla.

¡Fin! Espero que la probéis y que os guste. Yo, desde luego, no la cambio por nada.

Besitos,

J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s